Sampedranos le dicen no a la violencia y sí a la paz

SAN PEDRO SULA.- Preocupados por los altos índices de violencia que abate a todo el país, particularmente la zona norte, centenares de sampedranos se sumaron ayer en una marcha por la paz, en la que participaron jóvenes, niños, personas de la tercera edad y madres que han perdido sus hijos a manos de criminales.
Luego de haber perdido la vida de forma violenta, el pastor y abogado Roberto Marroquín y otros profesionales, a manos de desalmados pistoleros, la “Alianza Democrática Nacional” (ADN),convocó a la marcha, en la que el clamor principal fue, “un alto a la violencia”, misma que se inició en las proximidades de la fuente luminosa, a las 9:00 de la mañana,  encabezada por un grupo de jóvenes que portaban una manta en la que se leía, “no más sangre, no más muerte, no más lágrimas”.

Todos vestidos con camisetas blancas, portando pancartas y cartelones; unos con la bandera de Honduras, otros con la foto del ser amado perdido y con su rostro visiblemente triste, caminaron por toda la avenida de Circunvalación, resguardados por un nutrido grupo de efectivos de la Policía Preventiva.

LEGISLACION PERMISIVA

El Jefe de la policía, inspector Héctor Iván Mejía, cuestionó que “nuestra legislación es permisiva, colocando al delincuente en una posición honrada”,  pero confía  que con la ayuda de Dios y la voluntad de los hondureños, podemos salir adelante ante esta ola de criminalidad, pidiendo a los medios de comunicación, para que le digan adiós a la nota roja, no darle espacios de privilegio a los delincuentes; no utilizar la primera plana para darle realce a los crímenes, para no envalentonar a los antisociales.
Criticó, que si las autoridades no se involucran, apoyando estos programas en pro de la vida y la paz, la gente no los va apoyar para un cargo de elección popular, puesto que cuando realmente se necesitan, no están.

Por su parte, Eduardo Bueso,  vice alcalde de la ciudad, uno de los que encabezaba la marcha, lamentó que la marcha no fuera tan concurrida en una ciudad de más de un millón de habitantes, a pesar que todos nos hemos visto afectados por las fuerzas del mal más “prácticamente estamos viviendo un “toque de queda” voluntario, pues las personas ya no pueden ir ni a la iglesia y los jóvenes ya no pueden salir a divertirse ”.
Dijo sentirse sorprendido por la falta de presencia de las autoridades, preguntándose, “dónde están los diputados”.

Por su parte,  Rodolfo Dumas, miembro de la organización (ADN), dijo que es preciso dar una señal de apoyo a la policía; ya que a pesar de tener recursos muy  limitados, son muy generosos en su cooperación.

También hizo un respetuoso llamado al poder Ejecutivo y al Legislativo, en el sentido de darle más recursos a la policía, además de dotarlos de salarios dignos, seguro de vida, plan médico y otros que, a su juicio, ayudaría a motivar a los uniformados a dar un servicio más efectivo a toda la ciudadanía.

Lamentó la ola de violencia que se vive, apuntando que si algunas autoridades no se hicieron presentes, pudo ser porque ya tenían sus compromisos previos y porque la convocatoria a la marcha, se hizo hace pocos días.

EXIGEN RESPUESTA

Maritza y Víctor Lara, padres del malogrado joven Wilfredo Mendoza Soto, quien perdió la vida a manos de delincuentes, hace tres años, aproximadamente,  expresaron con lágrimas en sus ojos y con visibles signos de impotencia, que esperaban que se aplique todo el peso de la Ley a los delincuentes, pues la población está sufriendo, se está derramando demasiada sangre, a la vez que piden cambios en el gobierno y en la policía, pero que sea un verdadero cambio de actitud.

“hay que conjuntar a los diferentes sectores, porque aquí muere gente por razones políticas, por razones sociales y dejan enlutada no solo a la familia, sino a toda una sociedad, a la que la justicia no le da respuesta.

Jacobo y Nelly Ulloa, padres que al igual que centenares de personas, perdieron su hijo, producto de la delincuencia, exigieron al gobierno que haga algo por salvar a este país, al tiempo que preguntaban, “dónde está la promesa de campaña del presidente Porfirio Lobo; dónde está ese puño firme, qué hace el ministro de Seguridad, cuando dijo que con él iban a preocuparse los delincuentes.

“Por favor señores gobernantes, ayúdennos para no seguir llorando más pérdidas humanas, dejen de pasear y trabajen”.

La marcha finalizó alrededor de las 11:00 de la mañana, en las inmediaciones de la 105 Brigada de Infantería, de donde cada quien regresó confiado y con  la esperanza puesta en Dios, para que el país recobre la paz que se ha perdido.

Facebook Comments