Hallan posible osamenta de 300 años o más en iglesia de Ocotepeque

Vecinos del municipio de Belén Gualcho en Ocotepeque, occidente de Honduras, hallaron hoy una osamenta que podría ser antigua. De acuerdo a lo que mencionaron, tienen expectativas de que el cadáver tenga unos 300 años o más.

En el interior de una de las iglesias más antiguas del municipio, habitantes encontraron restos óseos enterrados. Se sospecha que los restos pertenecen a un humano, según lo que se puede colegir de las partes encontradas.

Los vecinos formaron parte del equipo de excavación y recolección de los huesos. Asimismo, mostraron a los curiosos y las cámaras de los medios las piezas encontradas.

Algunos de los involucrados en el desentierro han especulado que los restos podrían tener 300 años o más de antigüedad. No obstante, están a la espera de expertos técnicos para que puedan determinar la edad real de la osamenta.

Rafael López, uno de los locales que son miembros del grupo de excavación, opinó respecto al fósil encontrado. Según relató, estaban despejando el área para construir un muro cuando dieron con el esqueleto.

Este fue hallado dentro del predio de la iglesia colonial, que data del siglo XVI. López informó que estaba como a 1 metro de profundidad.

“No podemos decir con cuánta cantidad de años consta; sin embargo, estamos esperando a un equipo de forenses para que haga los estudios y sepamos qué edad tiene”, dijo.

Hallazgo histórico

También mencionó que se trata de los residuos de un cuerpo humano entero, ya que han encontrado partes del cráneo.

Los pobladores solicitaron que de tratarse de una persona que vivió hace mucho tiempo y fue enterrada en la localidad, los huesos quedaran en Belén Guacho.

“Si lo estudian, qué bueno. Pero, desearíamos que [la osamenta] se quede acá, como parte de la historia de nuestro municipio. Eso nos identifica como municipio en el tiempo que tiene desde su fundación”, expresó López.

“Nuestro deseo es que lo estudien, pero que lo dejen acá para nosotros ser parte de esa historia”, agregó.

Según algunos datos, el templo Sagrada Familia fue construido entre 1650 y 1700, hace más de 300 años; por lo tanto, se trata de una de las iglesias más antiguas en Honduras.

López, así como los demás voluntarios que están construyendo el muro perimetral alrededor del templo, son feligreses de la iglesia.

Los residentes desenterraron las piezas óseas y las colocaron en una bolsa. Los forenses serán quienes den la última palabra sobre la datación de esta osamenta hallada el día de hoy.

Facebook Comments